La perturbadora historia real de: La casa de la tía Toña

En México, como en todos los países hay casas donde sucedieron cosas innombrables o perturbadoras y desde ese momento quedaron marcadas por fenómenos paranormales o cosas inexplicables. Hoy les contaré la historia de una de las casas embrujadas más famosas de México. La casa de la Tía Toña.

Para quienes no conocen México, Chapultepec es un bosque en medio del Distrito Federal (Ahora CDMX) dividido en varias secciones, la tercera sección es solo vegetación y barrancas. La casa está en la parte trasera del bosque, es muy arriesgado ir a la casa de la Tía Toña porque tienes que bajar a la barranca hasta encontrar una escalinata de piedra, muy empinada y resbalosa que te lleva a un caminito.

Más adelante te encuentras con un puente deforme, bastante viejo, donde hace años había un río, ahora apenas hay un riachuelo en algunas estaciones del año. Y cruzando está la famosa casa abandonada de la tía Toña, el bosque da un aire de miedo asociado a la película de la bruja de Blair.

Las cosas extrañas comienzan cuando llegas a la escalinata, donde muchos afirman que desde ese momento se empieza a escuchar el lamento de una anciana, otros escuchan gritos, como si los alertaran para alejarse.

Otros más, afirman que cuando vas cruzando el puente, se oye como si piedras grandes o bultos cayeran en el río, se escuchan voces, susurros y ruidos desde el bosque y es frecuente tener la sensación de que te observan desde varios puntos, como si alguien te estuviera acechando.

Una de las cosas más extrañas es que, terminando de cruzar el puente se percibe una vaga niebla que comienza a circular por la zona, no importa la temperatura que haya.

Algunas de las personas que han estado ahí juran haber visto la silueta de una mujer asomándose por las ventanas de la casa abandonada, también sostienen que un espíritu malévolo suele tirar cosas por las ventanas de la mansión. Otros más, los que han entrado a la mansión, dicen que al entrar a la casa se siente de inmediato la presencia de algo, opresión en el pecho, el aire se vuelve pesado, inclusive muchas personas no soportan y salen mareados o se desmayan. Por las habitaciones se pueden ver sombras de todos los tamaños corriendo o escondiéndose, se oyen los lamentos de una mujer y pequeñas risas de niños.

También es muy común que los visitantes sientan que les recargan la mano en el hombro, que cuando van caminando se tropiecen con algo inexistente, inclusive que les tomen del brazo con tanta fuerza que se quede la marca de una mano, algún moretón o inclusive arañazos. Muchos aseguran que el cuerpo sin vida de la vieja mujer aún se encuentra en la residencia.

Se dice que el cuarto de la famosa Tía Toña está al fondo de la casa, pero nadie ha podido llegar hasta ahí y comprobar que hay en la habitación, puesto que las actividades paranormales incrementan y el aire es tan pesado que no se puede respirar, otros dicen que los que lo han logrado han perdido la razón por lo que vieron.

Hace muchos años, cuentan diversas personas, vivió una mujer adinerada llamada: Antonia en una gran casona en la tercera sección del Bosque de Chapultepec. Según muchas versiones, esta anciana (también conocida como Tía Toña) era viuda y se encontraba sola en este mundo. Un día, ella decidió compartir su casa y su fortuna con niños de la calle e invitó a un gran número a vivir con ella pensando que éstos le harían compañía en medio de su soledad. Esto le hizo ganar una gran reputación entre la gente de los alrededores, que pensaba que Toña era buena y muy generosa.

Poco tiempo después de su llegada, los niños y niñas comenzaron a portarse cada vez peor y a robarle cosas a la anciana que, poco a poco, perdió la paciencia. Un buen día, ella los encontró buscando dinero e intentando encontrar cosas de valor en su casa para robarla. Ella, desesperada, en un arranque de ira les quitó la vida, para luego tirar sus cuerpos sin vida al río. Otros dicen que fue en la barranca que bordea la casa.

Angustiada, la Tía Toña no pudo con la culpa y se quitó la vida en su habitación. Nadie sabe cómo, inclusive no se sabe si todavía su cuerpo se encuentra dentro de la casa, en la habitación a la que nadie puede llegar.

A partir de esto, nació la leyenda de esta mujer y su perturbadora historia.

Como todas las leyendas, la de la Tía Toña tiene muchas variantes y hay muchos que aseguran que es falsa, sin embargo, más allá de que ésta pueda ser una invención (como muchos de los cuentos de fantasmas que conocemos), la historia de la anciana mujer y su exaltado fantasma es una parte importante de la cultura de la capital de México: CDMX.