2 famosas mexicanas que lamentaron su amistad con NARCOS

En algún momento de nuestra vida, todos lamentamos algo que hicimos, eso no excluye ni siquiera a las celebridades, pero en algunas ocasiones los errores cometidos suelen perseguirte por el resto de tu vida o incluso terminar con ella misma. En esta ocasión te hablaré de 2 celebridades mexicanas famosas que lamentaron su amistad con narcos. Ahora deja tus miedos afuera y prepárate para el misterio.

Comenzaré este video con la famosa actriz mexicana: Kate del Castillo. Muchos la conocerán por la exitosa serie de Netflix: La reina del sur.

Cuando se hizo público que había visitado a Joaquín El Chapo Guzmán, entonces prófugo, su vida cambió para siempre. En enero de 2012: Kate del Castillo publicó una carta a través de su cuenta de Twitter, en donde dirige un mensaje al Chapo donde le expresa que le cree más a él que a los propios gobiernos.

En agosto de 2014: De acuerdo con las investigaciones de la PGR, el Chapo ordenó a sus abogados buscarla para que la actriz lo asesorara en la producción de una película autobiográfica, y fue ahí cuando el gobierno comienza a monitorear las actividades de la actriz, logrando documentar hasta cuatro encuentros de los abogados de Joaquín Guzmán con Kate del castillo.

En junio de 2015: Óscar Manuel Gómez abogado del Chapo Guzmán y la actriz negocian pago de derechos y regalías por la película, y le entrega un celular con el que tendría comunicación directa con El Chapo Guzmán.

12 de julio de 2015: Monte Alejandro Rubido, Comisionado Nacional de Seguridad, informó que El Chapo Guzmán escapó del penal federal del Altiplano a través de un túnel de más de 1.5 kilómetros de longitud que estaba conectado a una casa cercana al penal de máxima seguridad.

La actriz mexicana publicó un saludo al Chapo en su cuenta de Twitter y retomó parte del mensaje que le había enviado en 2012: “Creo más en ‘El Chapo’ Guzmán que en los gobiernos que me esconden verdades, aunque sean dolorosas”.

El 2 de octubre 2015: Se da a conocer que, en meses anteriores, Kate y el actor estadounidense, Sean Penn mantuvieron reuniones en Guadalajara y Los Ángeles para afinar una reunión con Guzmán Loera en la sierra de Sinaloa.

22 octubre 2015: La entonces procuradora general Arely Gómez reveló que, tras su fuga, Guzmán Loera se trasladó a Querétaro y de ahí a Sinaloa, por lo que son detenidas 34 personas responsables de organizar la huida del capo.

Y explicó que el Chapo mantenía comunicación con una actriz (sin dar nombre) para producir y realizar la película biográfica que, Joaquín “El Chapo” Guzmán pretendía grabar incluso desde antes de su fuga y la cual se titularía “El Chapo. El escape del siglo”.

8 enero de 2016: La policía federal detiene al Chapo en la carretera a San Miguel, en Los Mochis, Sinaloa.

El 12 enero 2016: Sean Penn presenta en la revista Rolling Stone la entrevista que le hizo al Chapo durante su encuentro en la sierra de Sinaloa, en donde también estuvo presente Kate del Castillo.

El 19 enero 2016, La Procuraduría General de la República (PGR) inicia una investigación en contra de Kate del Castillo, ante la presunción de que recibió recursos financieros del capo para su empresa de tequila. Los presuntos delitos por los que Kate del castillo es investigada son: operaciones de procedencia ilícita y lavado de dinero. Además de todo esto, comienza el linchamiento en redes sociales a Kate del castillo por su amistad con el capo mexicano.

Fue ahí cuando inició la cacería de Kate del Castillo por el gobierno. Además de todas las acusaciones pasó por cuatro auditorías fiscales abiertas en 2016 por impuestos de 2010, de la serie: La Reina del Sur, que Kate había pagado en EU, donde ya vivía.

Una investigación que se negaron a cerrar por más de año y medio, hasta que un amparo los forzó a cerrarla, en la que nunca se le acusó de nada, pero querían traerla a México. Intervenciones telefónicas, filtraciones desde el expediente, de fotografías, documentos y claro… sus chats con El Chapo.

En una reciente entrevista, Kate del Catillo declaró estas palabras: Todo esto me pasó por loca, por testaruda, por mensa, por no pensar las cosas, por no medir las consecuencias, obviamente nunca me imaginé. Sabía que iba a ser algo controversial cuando iba a salir el artículo, después de que ya habíamos hecho la visita, y Sean Penn me dijo que quería poner mi nombre. Yo le dije: “Sí, pon mi nombre, de todas maneras, van a saber”, pero nunca me imaginé que iba suceder todo lo que pasó, cómo iba a imaginar que iban a agarrar a El Chapo, que yo iba a hacer enojar tanto al gobierno, porque sí estuvieron muy enojados.

Pero el daño está hecho, ya mi imagen se va a ver para siempre afectada de alguna manera, me asocian con el crimen organizado. Eso a mí me duele, porque no le ha pasado a nadie más, muchos actores se han ido a ver con prófugos, con criminales y no se les queda ese estigma; ahora a mí sí y por qué, por culpa del gobierno, porque me atacó y todo eso. Toda acción tiene una reacción y, todo lo que me pasó fue por mi propia culpa.

Ahora, toca el turno de hablar de: Jenni Rivera, quien tuvo un final perturbador y que en vida gozara de éxitos, pero también desgracias.

Jenni Rivera, también conocida como la diva de la banda, perdió la vida el 9 de diciembre de 2012 cuando se desplomó el avión donde viajaba junto con su equipo hacia la Ciudad de México, luego de un concierto en la Arena Monterrey, en la capital de Nuevo León.

Jenni Rivera perdió la vida en ese accidente aéreo, sin embargo, hay muchos que aseguran que no fue un accidente, sino que fue algo provocado por un tercero.

Lo que le sucedió fue noticia internacional durante semanas. En diciembre de 2014, las autoridades mexicanas cerraron la investigación sobre lo que le ocurrió al avión ya que no se pudo determinar la causa exacta del accidente.

Tiempo después, según declaraciones del narco: Édgar Valdez Villarreal (La Barbie) que fue detenido en 2010, se dio a conocer que Jenni Rivera era su amiga y habría tocado en múltiples ocasiones en sus reuniones y las de otros capos, pero tenía prohibido tocar en Monterrey.

Pero quizás te preguntes, ¿porque Jenni rivera tenía prohibido tocar en Monterrey? Simplemente porque Jenni Rivera y Édgar Valdez Villarreal (La Barbie) eran amigos.

La Barbie declaró en una de sus confesiones que: ‘El Chapo’ le habló por teléfono y le dijo que Jenni tenía prohibido tocar en Monterrey, porque los contrarios andaban muy duros, que debían tener mucho cuidado con eso. Ahí mismo ordenó que, quien fuera a tocar ahí de sus amigos, había que acabar con él porque eso ponía en riesgo la seguridad de todos, obviamente refiriéndose a Jenni Rivera.

En 2012, Jenni Rivera se presentó para dar un concierto en La Arena Monterrey, desobedeciendo las ordenes que se le habían dado anteriormente y, muchos aseguran que esa fue la causa de que ella perdiera la vida.

En un video de su último concierto, momentos antes de que perdiera la vida, se escucha a alguien gritar: Hoy la matan. Efectivamente, horas más tarde ella perdió la vida, surgiendo así la teoría que lo que le sucedió, fue por simplemente tener una amistad con el narco o alguno de sus otros colegas y desobedecer la orden de no presentarse en Monterrey.

4 Personas que se toparon con Slenderman y vivieron para contarlo (VIDEO)

Slender Man o The Slenderman (en español El Hombre Delgado) es un personaje ficticio que se originó como un creepypasta creado por el usuario Victor Surge en los foros Something Awful en 2009. Es representado como lo que parece un hombre delgado, anormalmente alto con brazos anormalmente largos, técnicamente se encuentra en los bosques, manos más grandes que las de un humano, con un rostro blanco y sin rasgos faciales, y que lleva un traje negro, corbata negra y pañuelo. Es invisible a voluntad se mueve en las sombras y acecha a niños y adolescentes sin que nadie se ponga de acuerdo en si es una presencia protectora o una amenaza.

Sin embargo, este personaje pasó de ser ficticio a ser visto por innumerables personas alrededor del mundo y en este video te voy a presentar los casos más perturbadores narrados por las personas que lo vieron y vivieron para contarlo. Ahora estás preparado. Entonces deja tus miedos afuera y prepárate para el misterio.

Encuentro número 1

Ocurrió en un sueño y después pasó a la vida real. Para comenzar, necesito informar que nunca sueño, y si lo hago, no los recuerdo. Tuve el sueño a los 24 años, y fue el más real y escalofriante de mi vida, cuando desperté vi a slenderman en persona.

Estaba durmiendo en el piso de arriba de la casa de mis padres, cuando escuché los sonidos estáticos de abajo, del tipo que escuchas cuando una radio está entre canales. Creí escuchar una voz, tal vez de mi madre llamándome abajo. Bajé las escaleras de caracol hasta la sala de estar, y con cada paso, el sonido estático aumentó de volumen.

Nadie estaba ahí. Doblé la esquina hacia el vestíbulo, y ahí estaba. Largo y desgarbado, vestido con un traje negro. No tenía cara, no que yo recuerde. Lo que puedo recordar es que me sentí obligado a hablarle. Mientras lo hacía, él extendió una mano que hacía señas, y ante eso una abrumadora sensación de temor me venció. Era temor, negro y paralizante en su forma más pura. Cada instinto me dijo que huyera, pero no lo hice. Me enfrenté a él, ojo a ojo, y me acerqué, por lo que nuestras caras estaban a centímetros de distancia.

Desperté en un charco de sudor. Estaba lloviendo muy fuerte con relámpagos que iluminaban mi ventana que está en un segundo piso. Entonces un relámpago iluminó la figura de slenderman afuera de mi ventana. Sin rostro, con su clásico traje negro empapado y esa figura delgada. Encendí las luces de inmediato con el peor temor que jamás haya experimentado y afortunadamente la figura había desaparecido.

El sonido de la estática todavía resuena en mis oídos, aunque no proviene de una fuente normal en la casa. En retrospectiva, la mayoría de los sueños se sienten tontos y falsos una vez que el soñador despierta, pero este no. El temor se sentía real, tanto que puedo recordarlo claramente.

Encuentro número 2

Actualmente soy una mujer de dieciocho años, y vivo en la ciudad de Oklahoma. Este evento ocurrió cuando tenía quince años, pero ocurrió en el mismo lugar. Mi amiga, (estaba con ella en el momento del incidente) vive en un vecindario bastante decente que estaba a quince minutos de distancia de un 7-11. Sus padres nos permitían hacer viajes nocturnos para comer de vez en cuando.

Mientras caminas por esta calle hacia el 7-11, hay un parque a la izquierda. Todo lo que tiene en él son extrañas estatuas, pero yo estaba familiarizada con ellas. Eso sí, eran alrededor de las 12:30. Mientras caminábamos por este parque a la izquierda, pudimos ver esta figura extremadamente llamativa. Recuerdo que era tan alta como las ramas de los árboles que la rodeaban. Parecía estar vestido todo de negro, y extremadamente pálido.

Soy una persona extremadamente lógica, así que quise validar que se trataba de una persona extraña y alta. Grité repetidamente a esta cosa. Después de no responder, salimos corriendo lo más rápido posible, y nos referimos a esta “cosa” como Voldemort por su palidez. No fue hasta dos años después que mi amigo me contó de un hombre delgado sin rostro llamado Slenderman, y me di cuenta de que lo que vi esa noche, se veía exactamente como él.

Encuentro número 3

Mi primera experiencia fue cuando tenía 8 años. Siempre he sido un mal durmiente y esta noche no fue diferente. Alrededor de las 2 de la mañana me di cuenta de que necesitaba ir al baño. Me escabullí de mi cama y fui de puntillas al baño, con la esperanza de no despertar a nadie cuando pasara por sus puertas. Cuando llegué al baño me encontré con una figura alta envuelta en la oscuridad. Me sorprendió, pero no pude emitir ni un solo ruido. Me quedé ahí de pie. La figura era claramente la de un hombre, pero no se distinguía ningún rasgo en su rostro.

Extendió su mano y con un largo y delgado dedo empezó a hacerme señas para que me acercara a él. No podía moverme. Intenté ver si podía reconocer una cara. Tal vez era mi padre, que se había levantado para un paseo nocturno. La figura no dijo nada. Sólo me hizo un gesto. Después de un tiempo me atreví a encender la luz. Con el toque de un interruptor, la figura desapareció. Recuerdo haber huido a la habitación de mis padres, llorando que había visto un monstruo, sólo para que me callaran y me dijeran que la oscuridad me estaba jugando una mala pasada.

Cuatro años después, visitamos la granja de mi tío abuelo. Ya no era una granja funcional, pero a mi hermano y a mí nos gustaba ir a jugar al viejo pajar y buscar los esqueletos de los gatos que habían perdido la vida hace tiempo. Un pasatiempo morboso tal vez, pero ciertamente parecía divertido en ese momento. Después de un largo día de juego en el pajar nos preparábamos para salir. Era tarde y mis padres estaban ansiosos por llegar a casa para la cena.

Mientras nos íbamos, miré hacia el granero. En la ventana más alta, en lo alto del viejo edificio, pude ver la figura de un hombre. No hay rasgos perceptibles, sólo la figura sombría. Sentí que me miraba directamente a mí. Había movimiento. Estaba haciendo señas. El miedo se deslizó por mi columna vertebral. Sabía que para que una persona se parara frente a esa ventana debía haber una superficie para que se parara. Conocía los alrededores de ese granero y sabía que no había suelo delante de esa ventana. Quienquiera que fuera tenía que haber estado flotando en el aire o ser anormalmente alto. Me guardé esto para mí. Sabía que mis padres no me creerían y no estaba seguro de si yo también lo creía.

Hasta la fecha se me enchina la piel de solo recordar esos sucesos.

Encuentro número 4

Hace años, antes de haber oído hablar de Slenderman, había una historia de él en mi antiguo barrio. En realidad, no lo llamábamos Slenderman, pero algunos niños habían reportado haber visto a un hombre alto y mayor en traje, caminando por el cementerio. Había una historia específica que me llama la atención, contada por una chica que estaba en la universidad en ese momento. Era la hermana mayor de mis amigos y me contó que una noche estaba patinando fuera de casa y tuvo que pasar por el cementerio que estaba a unas cuadras cerca de su casa.

Seguía viendo sombras altas y persistentes que la seguían, pero no pensó en ello hasta que llegó a casa y vio a un hombre alto y mayor con un traje negro parado en su patio trasero. Corrió dentro y miró por la ventana para verle de pie al otro lado de la calle, bajo los árboles. Dijo que no se había ido en toda la noche y que lo vería de vez en cuando en el mismo lugar. Había tantas otras historias casi idénticas a la suya en mi vecindario. En realidad, nunca vi nada y estoy muy contento de no haberlo hecho. Me preocuparía que estuviera fuera de mi ventana ahora mismo, pero vivo al otro lado del condado de mi antigua casa. Me pregunto si todavía hay historias de él ahí.